viernes, 2 de mayo de 2008

¿Beber mucha agua previene la enfermedad renal?

Científicos norteamericanos publican una revisión de estudios y concluyen que los supuestos beneficios no están respaldados por evidencias sólidas

Un estudio firmado por investigadores de la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos) sobre los efectos beneficiosos de beber una gran cantidad de agua al día –el habitualmente recomendado litro y medio-, revela que gran parte de sus supuestos beneficios no están respaldados por evidencias sólidas. Los resultados del trabajo se publican en el "Journal of the American Society of Nephrology".
Aunque se sabe que las personas no pueden sobrevivir por más de varios días sin agua, existe muy poca investigación sobre cómo afecta a la salud media del individuo el consumo extra de líquidos. Los expertos han afirmado que la ingesta de agua ayuda a eliminar toxinas, a mantener sanos los órganos o a perder peso y mejorar el tono de la piel.
Los investigadores revisaron estudios clínicos publicados sobre los beneficios de beber agua y descubrieron evidencias de que los individuos de climas secos y cálidos, así como los atletas, tienen una mayor necesidad de agua. Además, también señalan que las personas con ciertas enfermedades se benefician de un consumo más elevado de fluidos.
Pero, según los autores, no existen datos que lo corroboren para las personas sanas. Además, no existe ningún estudio que indique que las personas necesiten beber litro y medio de agua al día. En realidad, no está claro de dónde procede esa afirmación.
La investigación también se centró en estudios relacionados con la noción de que un mayor consumo de agua mejora el funcionamiento de los riñones y ayuda a eliminar toxinas. Múltiples estudios revelan que beber agua tiene un impacto sobre la eliminación de varias sustancias, incluyendo el sodio y la urea. Sin embargo, no revelan ningún tipo de beneficio clínico como resultado.
Otros trabajos han evaluado los efectos del agua sobre el funcionamiento de los órganos. Indican que la retención de agua en el organismo es variable y que depende de la velocidad con la que el agua se ingiere. Si se bebe de golpe y rápidamente, aumenta la propensión a excretarla, mientras que si se toma a sorbos lentos, el cuerpo la retiene. Sin embargo, no existen estudios que documenten ningún tipo de beneficio para los órganos derivado del aumento del consumo de agua, con independencia de la velocidad de cómo se tome.

Como en otras tantas cosas seguimos repitiendo como loros lo que hemos oido decir a otros.La practica clinica basada debe ser nuestra meta.Dejemos de privar de sal a nuestros pacientes cuando no esta demostrado que eso disminuya la tension arterial, por poner otro ejemplo.¿Que pensarian ellos si leyeran esta noticia? Como poco nos considerarian mal informados, y por supuesto se pasarian por el forro cualquier otro consejo/prescripcion que les demos.

2 comentarios:

romudea dijo...

Sin palabras me quedo. Y hablando de agua, a nosotros nos ocurre a menudo, cuando nos llega un paciente que debuta en dialisis, se encuentra con la contradiccion de que beber agua es malo. ¿Como va a ser malo, si siempre me han dicho que beber mucha agua es bueno para el riñón? Y aqui es donde entra el buen hacer de la enfermera explicandole que su riñón ya no elimina el liquido y al no eliminarlo se queda dentro, que le puede producir asfixia, se hinchan los pies, etc, etc, en lenguaje comprensible. Y a pesar de todo, niegan con la cabeza sin llegarlo a comprender del todo, hasta que sus compañeros de la dialisis le dicen "Sí , es cierto, la enefermera tiene razon"

Eva dijo...

Es que si nosotras no sabemos informarles adecuadamente, de quienes se van a fiar?